Looks Nuestra boda

MI VESTIDO DE NOVIA (I)

vbingridibai0253

Buenos días de domingo! :)

Hoy os traigo uno de esos posts que llevo tiempo prometiendoos, se trata de todo lo relacionado con mi primer vestido de novia. El que llevé para la ceremonia.

Cuando tienes elegida la fecha y el lugar llega ese momento con el que toda novia sueña, el de elegir el vestido de novia. No me extraña que muchas chicas sientan emoción a la vez que miedo y nerviosismo cuando van por primera vez a probarse vestidos. Y digo por primera vez, por que sí, en ocasiones la cosa se pone algo difícil. Yo tenía muy claro lo que quería para el gran día, quería algo con lo que me sintiese yo misma, pero que a la vez fuese ‘para siempre’. No os diré que fue el primer vestido que me probé porque mentiría, pero supe que era ese desde el momento en el que lo vi en la web de Pronovias.

Cuando llegó el momento de pensar en el vestido mi idea era clara: quería un vestido de Pronovias porque es lo que había soñado desde muy pequeña, sin embargo, mi madre insistió en que probaras otras marcas también. Así que un día, mientras estaba con mi mejor amiga en Bilbao decidimos ir a Rosa Clará y probarme cinco modelos diferentes de vestido de novia. La idea era simplemente tener una primera toma de contacto con el mundo de ‘la novia’. Sabía que ninguno de esos cinco vestidos era el mío, pero sí que es cierto que me ayudaron a tomar mi elección. El hecho de probarme varios dibujó exactamente en mi mente lo que quería. Mi vestido tenía que ser sobrio y simple, sin volúmenes, sin capas extra, sin escote en la parte delantera pero sí en la espalda. De hecho, yo habría llevado un escote hasta el coxis, jeje, pero no habría sido adecuado. Y es que aunque así parezca fácil, cuando empiezas a mirar son tantas cosas las que te preguntan: ¿cómo quieres el corte, tipo sirena, más romántico o quizá con un estilo romano? ¿Con mangas o sin ellas? ¿Palabra de honor? ¿Y el color? ¿Blanco puro o quizá un tono champagne? ¡La lista es infinita!

Mirando en la web de Pronovias vi el modelo que finalmente llevé, Idalia, lo había sin mangas o de manga larga, mi primera opción era con manga larga, pero corría el riesgo de que en pleno junio fuese demasiado ‘abrigado’ aún así quería verme con él. Así que llamé a Pronovias en Bilbao y pedí cita para probarme el vestido un día cualquiera, yo sola. Esa vez no fui acompañada por nadie, aunque a mi madre eso le pareciese fatal. Jeje. Pero yo siempre he sido un poco tozuda e independiente para estas cosas. Recuerdo que me atendió Montse, fue un auténtico encanto, le comenté los dos vestidos que me quería probar y cómo quería el velo. Era un requisito indispensable: lo quería estilo pirata. Probamos un par de ellos y decidimos que un velo amartillado sería el perfecto para mí, dejaría a la vista la espalda del vestido y seguía la sencillez del mismo. Para atar el velo utilizaríamos un broche también de Pronovias. Pero le faltaba un toque de luz, de ahí que le pusiésemos unos detalles de pedrería en los hombros. Estaba súper morena cuando me probé el vestido, tengo que reconocer que quedaba mejor así, no conseguí estar lo suficientemente morena para la boda…

pronovias ingrid idaliaingrid betancor pronoviasboda ingrid e ibaiboda ingrid e ibaiboda ingrid e ibai

Aunque tenía casi decidido que sería el modelo sin mangas el elegido, pedí una segunda cita en Pronovias a la que asistiría con mi madre, mi tía y la madre de Ibai. Allí, entre las cuatro estuvimos de acuerdo en que el modelo sin mangas era más apropiado para la fecha y el lugar.

En cuanto a los detalles del vestido tenía claro que quería que llevase algo del vestido con el que se casó mi abuela materna, que fue el mismo con el que se casó mi madre y también mi tía. Mi madre pensó lo mismo, y ella y mi tía se pusieron manos a la obra. Sacaron el vestido de mi abuela, y lo trajeron a Bilbao. No me lo podía creer, era la primera vez que lo veía en persona y no sólo lo vi sino que decidí probármelo. Mi madre me sacó una foto que guardaré siempre, por supuesto.

vestido pepillo

A mi madre se le ocurrió ponerle tres flores del encaje del vestido de mi abuela en el forro del mío en la parte de la cola, de esa forma cada vez que cogiese la cola se verían. Tres flores que harían que ella también estuviese con nosotras en un día tan especial para mí.

vestido novia ingrid betancor

¡La tradición manda! Tenía que llevar algo nuevo, algo viejo, algo prestado, y algo azul. Lo nuevo, el vestido, lo viejo, los detalles del vestido de mi abuela (que mejor no os digo los años que tiene, jiji). ¿Y lo prestado? Mi madre y mi tía se habían casado también con un colgante que era de mi abuela, así que yo también lo llevé, ella me lo prestó para poder llevarlo escondido bajo el vestido.

boda ingrid e ibai

Con respecto a algo azul, lo tuve claro, los zapatos. Mentiría si dijese que no me costó decidirme. Quería un zapato clásico, que me gustase siempre, que estuviese a la altura de un vestido tan tradicional pero con un toque especial. Quería que los zapatos también me representasen y no podían ser blancos. Los perfectos eran esos, los Manolos por excelencia. El zapato que tan de moda puso Carrie Bradshaw y, sin duda, mi zapato favorito en el mundo. Pero conseguirlos no era tarea fácil, sí se pueden comprar por Internet, pero ¿y la talla? ¿Me gustaría vérmelos? ¿Eran cómodos?

En una de mis visitas a Madrid fui a la tienda de Manolo Blahnik en Serrano y me los probé. En ese momento no me encantaron, había algo que me echaba para atrás. No me quedaban del todo bien y no se me veía el naciente de los dedos de los pies que es algo que adoro en los zapatos de salón. No sé si tenía los pies hinchados o qué ese día, pero lo cierto es que como no había mi talla, decidimos programar un viaje mi madre, mi tía y yo a Londres en busca de los zapatos. No sólo los míos, mi tía y mi madre buscarían su modelito íntegro (en el caso de mi tía) y sus zapatos para la boda (en el caso de mi madre). Era la excusa perfecta para pegarnos un viaje las tres.

Recuerdo que antes que nada llamé a la tienda de Manolo Blahnik en Burlington Arcade para preguntar si tenían tallas del modelo y en el color que buscaba, y sí que lo tenían. Cuando me los probé, a mi madre y a mi tía les encantaron. Y esa vez sí que se me veía el naciente de los dedos de los pies. Me puse a llorar como una niña chica, no había llorado con el vestido, pero los zapatos sí me hicieron llorar. Eran perfectos, era lo que le faltaba a mi vestido y con ellos ya lo tenía prácticamente “todo”.

monolo blahnik ingrid

Tenía pánico a destrozar los zapatos en la subida hacia la iglesia, así que desde un primer momento supe que subiría con unas All Star customizadas. Me hizo mucha gracia cuando mi madre me dijo que ella había pensado en lo mismo. Como sabéis si leísteis el post anterior las customicé la noche anterior a la boda con mis amigas en mi habitación del hotel. :) Lo cierto es que no pensé mucho en lo que quería de las zapatillas, quería algo de encaje y unos lazos en lugar de los cordones así que nos llevó apenas media hora tenerlas listas. :) Los cordones y el encaje lo compramos en la mercería de El Corte Inglés.

all star converse novia

El día de la boda, mientras terminaba de vestirme mi abuela paterna me dio su regalo y el último toque para mi vestido. Las joyas que llevaba eran muy sencillas: mi anillo de pedida y los pendientes a juego que me había regalado Ibai por mi cumpleaños. No quería nada más. Hasta que llegó mi abuela para darme la pulsera que había heredado de mi bisabuela, una auténtica joya que además quedaba perfecta con mi vestido. Por supuesto, no podía ser otra persona que ella quien me la pusiese. Le daba una pena enorme no poder acompañarme hasta la ermita, así que estaba especialmente emocionada. Y yo también.

boda ingrid e ibaiboda ingrid e ibai

Seguramente al igual que todas las novias, hay cosas que una vez pasado el día cambiaría, o mejor dicho, mejoraría. :) Aún así sigo enamorada hasta las trancas de mi vestido, y sé que siempre siempre será MI maravilloso vestido de novia. Me imagino que todas las que ya habéis pasado por vuestro gran día sentís lo mismo por el vuestro y es que ese vestido después de ese día se vuelve aún más especial. :)

vestido novia ingrid provocas vestido novia ingridingrid betancor boda boda ingrid e ibai

Así fue como salí del Hotel Gran Bilbao, jaja. Y creo que la imagen no me puede definir mejor. 😀 Es algo que os recomiendo a todas las futuras novias, ese día, ser más fiel que nunca a vuestra forma de ser porque será la mejor forma de disfrutarlo al máximo. Yo como os digo, mejoraría cosas, pero lo cierto es que no podría habérmelo pasado mejor. :)

boda ingrid e ibai boda ingrid e ibai

Como subía las escaleras con deportivas pensamos en cuándo me quitaría las zapatillas para cambiarlas por los zapatos. Yo lo tuve claro ese mismo día, quería que fuese en la entrada de la ermita. Quería que Ibai me viese cambiarme las zapatillas y ponerme mis zapatos. :)
boda ingrid e ibaiboda ibai e ingrid boda ibai e ingrid boda ingrid e ibai boda ingrid e ibai manolo blahnik

Tras llegar al lugar de la celebración y disfrutar un rato con los invitados me quité el velo. Lo cierto es que con todos los abrazos se me estaba cayendo y dejé de sentirme cómoda. Tenía preparado un tocado de pedrería para cuando me quitase el velo obra de Anita Ribbon en Bilbao. :) La verdad es que ella supo captar lo que quería desde el minuto uno, ahora viendo las fotos habría dedicado 10 segundos más de mi tiempo a colocármelo mejor, pero me podían las ganas de estar con todos nuestros invitados y especialmente, con mi ya marido. :) boda ingrid e ibai boda ingrid e ibai

Espero que os guste el post! 😀 Estoy preparando un vídeo en el que os enseñaré los detalles en persona, contaré algún que otro secretillo más y os enseñaré un pequeño fragmento de la boda, pero eso me lleva aún más tiempo. Espero que disfrutéis muchísimo del domingo. 😀 Un besito enorme y mil gracias por leerme.

You Might Also Like

14 Comments

  • Reply
    Zior
    23 octubre, 2016 at 4:34 pm

    Mi sueño también era casarme en San Juan de Gaztelugatxe “el sitio de los deseos” como lo llama una buena amiga, pero nos resultó imposible así que me das mucha envidia!! Esa hermita es de los lugares más mágicos del mundo. Bueno y los Manolos como fan de Sex in the City que soy también Jajajaja 😜

    • Reply
      ingrid
      23 octubre, 2016 at 10:53 pm

      Muchísimas gracias guapa!! 😀 Si te digo la verdad yo pensé que no íbamos a poder casarnos ahí pero al pedirlo con un año de antelación nos dijeron el único día que tenemos es el 4 de junio, y no nos lo podíamos creer, era perfecto. :) Para nosotros fue muy especial celebrarlo ahí… :) :) Seguro que tu boda fue PRECIOSA también :) :) :) un besito enorme guapísima!!

  • Reply
    Itxiar
    23 octubre, 2016 at 4:45 pm

    Hola Ingrid!
    Me encanta tu vestido, sencillo ( como afirmas) pero combinado con el velo, demás detalles y tu espléndida sonrisa, hace que sea un conjunto PRECIOSO!
    Un besote

    • Reply
      ingrid
      23 octubre, 2016 at 10:56 pm

      Muuuuuuchas gracias Itxiar! 😀 Me alegro mucho de que te guste. El día de la boda mucha gente me dijo que no se lo esperaba… Jeje así que mejor! 😀 😀 un besote! Y mil gracias por tus palabras tan bonitasssss!

  • Reply
    Vaya
    23 octubre, 2016 at 5:00 pm

    Hey! You look really beautiful 😀 I get that was your best day of your life and you here truly stunning!! 😀 Biggest hug and kisses xxx ❤

    • Reply
      ingrid
      23 octubre, 2016 at 10:57 pm

      Hi sweety! 😀 I’ve had no time to write it in English… So MUCH text! It was an amazing day! I’ll try an get the English version done soon so that you can read about the story. :) Huge huge huge hugs and kisses!! xxxx

  • Reply
    Sheila
    23 octubre, 2016 at 10:22 pm

    Guauuuuu vaya pedazo post!!!!

    Me ha encantado creo que es un post lleno de sentimiento y emociones preciosas. Ojala yo tenga una boda parecida en una milesima parte. Que envidia!!! (Pero sana 😆😆). El vestido es precioso sencillo pero es espectacular y lo de las flores del vestido de tu abuela se me han puesto hasta los pelos de punta. Es un detallazo y más las personas que no tenemos a nuestro lado es día con ese detalle estará contigo. Es precioso!!! Y lo de las converse es una dia super loca pero muy comoda jajajajaja

    Un besitooooo

    • Reply
      ingrid
      23 octubre, 2016 at 11:00 pm

      Muuuchísimas gracias guapísima! 😀 😀 Jeje la verdad es que quería cuidar cada mínimo detalle, de ahí que los meses antes de la boda fueran un auténtica locura literalmente para mí. Hubo días en los que lloraba de estrés, pero no me arrepiento para nada. :) Mi abuela era (y es) alguien muy muy importante para mí, ha estado en cada uno de los mejores momentos de mi infancia y tenía que estar, de alguna forma, en un día tan especial y no sólo en nuestro corazón (aunque me ponga cursi y sentimental, esa era la idea) :) Un besote enorme! Me alegro mucho de que ye haya gustado. :)

  • Reply
    Maitane campanilla
    24 octubre, 2016 at 1:45 am

    Hola Ingrid:
    Quiero que sepas que me has hecho llorar desde el minuto 1 con el mimo que cuentas todo y los detalles familiares, a mi me faltan mi padre y mi abuela pero ya tengo algo azul y algo prestado para el día que me case
    Millones de felicidades Ibai e Ingrid

  • Reply
    Marta
    24 octubre, 2016 at 12:25 pm

    Hola Ingrid!!!

    Me ha encantado el post! Te sigo por Instagram y cuando vi las fotos de tu boda que quedé… encantadísima! Yo también me casé con vestido de Pronovias y llevaba justamente tu mismo velo. Me lo acorté un poco porque era muy largo, pero quedaba precioso! Yo también tenía clarísimo que quería velo pirata y así con el pelo ondulado queda realmente bien! Llevas un vestido precioso, el modelo del mío era LAREN, también tenía un buen escote de la parte de atrás, pero el mío llevaba encaje. Por cierto, los zapatos azules.. un acierto!
    Bueno solo decirte que ibas ideal, sencilla pero auténtica.
    Un beso enorme de una catalana!

    Muua!!

  • Reply
    miren
    27 octubre, 2016 at 2:36 pm

    Hola Ingrid, que tipo de sujetador usaste para ese vestido?
    enhorabuena por la boda!

    • Reply
      ingrid
      27 octubre, 2016 at 3:11 pm

      Hola Miren! :) Ninguno! :) Jejeje. Ni sujetador ni spanx. :) Al vestido se le ponen unas pequeñas copas sólamente para que no se marque lo que no se debe marcar y listo. :) Muchas gracias!

  • Reply
    Ana
    1 marzo, 2017 at 11:58 am

    Buenos días!
    He descubierto casualmente tu blog y he dado con esta entrada… la verdad es que me ha emocionado tu forma de contarlo todo. Yo también me caso en octubre con un vestido muy similar, así que en ese aspecto compartimos gusto 😉
    ¿te puedo hacer una pregunta?¿Qué tipo de braguita utilizaste?¿Llevabas cancan? gracias y enhorabuena por el blog, a partir de hoy tienes una nueva seguidora

    • Reply
      ingrid
      1 marzo, 2017 at 5:50 pm

      Hola guapa! Muchísimas gracias por tu comentario. :) :) Primero, ¡enhorabuena por tu boda! Seguramente estés temiendo los meses que te quedan por delante, porque parece que nunca se acaban los preparativos, jejeje, aunque ya verás que aunque parece que queda mucho el tiempo pasa VOLANDO. En cuanto a la braguita yo llevé una estas tipo invisible, las que son en tela como de media, en color carne (muy sexy sí, jeje, pero era la que mejor se disimulaba) de H&M. :) Un besote enorme!

    Leave a Reply

    Próximamente…

    X